viernes, 22 de febrero de 2013

VAN GOGH: LENGUAJE Y ORTOGRAFÍA


 
VINCENT VAN GOGH: EL HOMBRE DE LA MIRADA TRISTE
PRIMERA PARTE (B): LENGUAJE Y ORTOGRAFÍA

Por Africa Fuentes Garrido
Master en Grafoanálisis Europeo por la Universitat Autònoma de Barcelona
Medalla Dr. Emilio Mira y López 2012

*
(El siguiente texto corresponde a una de las partes de su tesis de Máster)
 

Los manuscritos de Van Gogh, esencialmente sus cartas, además de aproximarnos a la vida y obra del pintor contribuyen al estudio de la realidad histórica que rodeaba al pintor. A través de la Pericia Lingüística podemos llegar a descodificar el discurso de Van Gogh y aportar otros datos sobre el personaje y su entorno que sin este análisis no se llegarían a conocer.
*
 
La pericia lingüística estudia la forma y el contenido del discurso y engloba disciplinas como la criminología, la psicología, la semiótica y la sociolingüística.
 
 
 
 
 
A través de la lectura de las cartas de Van Gogh y de su estudio llegamos a la conclusión de que uno de los factores que contribuyó esencialmente al dominio del lenguaje fue su educación en la tradición protestante. Su don de palabra deriva del uso frecuente de la Biblia, de los salmos, de su primera etapa como pastor protestante donde se familiarizó con el discurso piadoso y con el lenguaje repleto de expresiones religiosas, muestra de ello son las numerosas citas bíblicas que se encuentran en sus cartas durante el periodo religioso. Era una persona muy culta y políglota, hablaba holandés, inglés y francés.
*
Van Gogh, hasta el 1886 escribió casi todas sus cartas en holandés y, posteriormente, casi siempre en francés. Su francés era muy bueno, porque por su trabajo para Goupil & Cie, (firma francesa especializada en la venta de grabados), tomó clases de francés y además residió en Bruselas rodeado de un entorno de habla francesa. El francés en aquella época era el idioma de las clases altas de Holanda.

La correspondencia con su hermano Theo era en muchas ocasiones en francés y la pérdida de facilidad para expresarse en holandés se hace patente en las cartas que mantenía con su madre y con su hermana Willemien a quien le dice en una de sus cartas: "Si me dejas escribo en francés, que realmente hará la carta más fácil para mí ".


(...) Una de las características más significativas en sus cartas es el uso despreocupado de los signos de puntuación, los puntos y aparte, las comas, los apóstrofes y las tildes. En muchas ocasiones los omitía y dejaba más espacio o utilizaba guiones para separar las partes de una oración. El uso de los apóstrofes, tanto en francés como en holandés, era anárquico, de vez en cuando los ponía de manera diferente a la norma ortográfica, como por ejemplo: podía escribir la palabra "Thuis" resultante de la fusión de ' te huis '(en casa), como "t'huis' y como'' Thuis '. (...)